lunes, octubre 30, 2006

EL RAID DEL OJAL

en la plaza,
ese hombre de traje
gastado
habla de dios/
con un megafono en la
izquierda y mas
cicatrices que latidos/
no es judío, ni cristiano,
ni protestante,ni evangelista,
ni testigo dejehová,
ni mormón, ni apostólico,
ni agnóstico,
ni del ejercito cristiano de
la sangrienta salvación;
es él,
el de la plaza
y su macabro grillo interior.
el que nadie reconoce,
el que todos esquivan.
la oveja gris
del prado fosforescente.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home